Pregunta a Domínguez Brito

Home » Noticias » Pregunta a Domínguez Brito

By caba8255 on July 13, 2013. No Comments

quiterio cedenioManuel Quiterio Cedeño, El Caribe del 12 de julio 2013

Gabriel Antonio Mora (Canoa), el director municipal de Cabarete, está sumando nuevos capítulos a su abultado récord de burla sociedad, sin que los tribunales de Puerto Plata se inmuten. Tiene tres querellas por corrupción; también por falsificación del libro de actas del Ayuntamiento; por dispararle a un taxista; por violación a la Ley de Libre Acceso a la Información Pública, y por estafa en la venta de un solar que no era de su propiedad.  El proceso por la tercera querella por corrupción (la segunda presentada por la Dirección de Prevención de la Corrupción Administrativa -DPCA-) se inició el pasado 21 de mayo, pero fue reenviado porque el coimputado (también exdirector municipal de Cabarete), se excusó por enfermedad, aunque estuvo sano hasta el 20 de mayo. El proceso se aplazó para el 5 de julio, pero ese día fue reenviado porque Canoa canceló a sus abogados, porque no tiene recursos para pagar sus honorarios.
¿Canoa sin dinero? Sólo lo creen los funcionarios judiciales de Puerto Plata que siempre lo tratan con guantes de seda. El 19 de septiembre del año pasado el Juez de Instrucción de Puerto Plata dicto como medida de coerción contra Canoa una fianza judicial por un millón de pesos.
Al día siguiente, este poderoso señor  presentó a la Corte de Apelación una instancia contra esta medida porque “Gabriel Antonio Mora aportó al tribunal títulos de propiedad, por más de cien millones de pesos, matrícula de su vehículo, por más de tres millones de pesos, su cédula su dirección, sus negocios, y un trabajo estable, más sin embargo, el juez admitió la fantacía de desfalco y prevaricación…”. (Cita textual)
¿Cuándo mitió Canoa? Quienes conocen su historial, su capacidad para “producir” dinero, la auditoría de la DPCA y la colección de cheques con la cual la Asociación para el Desarrollo de Cabarete ha sustentado su querella por corrupción, creemos que mitió el 5 de julio cuando despidió a su abogado porque no podía pagarle. Quien declara por escrito ante un juez que tiene propiedades que valen 100 millones de pesos no puede alegar, ocho meses después, que no tiene con qué pagar su abogado. ¿Mentir ante el juez deliberadamente no es perjurio? ¿Investigará el tribunal de Puerto Plata este hecho? La DPCA tiene una copia del documento que cito. ¿Investigará esto o espera el próximo espectáculo de burla en el tribunal de Puerto Plata?
Francisco Domínguez Brito fue uno de los tres políticos de primera línea que me felicitó por mis consistentes denuncias sobre los abusos de Canoa en Cabarete. Ahora es Procurador General, jefe de la DPCA y presentó la tercera querella por corrupción (malversacion de RD$185 millones). ¿Permitirá que siga la burla?

Print Friendly, PDF & Email

Leave a Reply