OTRA VEZ LA BOCA DE ORÍ Y LA LOMETA OBJETIVOS DE EXTRACCIÓN DE ARENAS

Home » Noticias » OTRA VEZ LA BOCA DE ORÍ Y LA LOMETA OBJETIVOS DE EXTRACCIÓN DE ARENAS

By caba8255 on November 4, 2016.

La boca de ori objetivo de los camioneros para extraccion de arena

La boca de ori objetivo de los camioneros para extraccion de arena

Por muchos años la Boca de Orí,  como La Lometa, han sido los lugares emergentes que son empleados por  camioneros de Gaspar Hernández y otras comunidades cercanas, para la extracción de arena, cuando las autoridades competentes suspenden esas extracciones de los ríos de la zona, como el Yásica. Eso lo han hecho con permisos y sin permisos.

Cuando no existía el Ministerio de Medio Ambiente y el control de extracción de áridos estaba bajo la responsabilidad (arbitraria) de la Dirección de Foresta, la Boca de Orí y La Lometa eran objeto de una depredación salvaje, con permisos firmados por el Director Forestal de entonces, el cual tenía, de manera personal, una entrada por encima de RD$50,000.00 semanales por ese concepto, provenientes de todo el país. Esos permisos, en la costa norte, también eran dados por el comandante de la entonces Marina de Guerra con asiento en Puerto Plata, sin ninguna jurisdicción en la materia.

El nuevo Ministro de Medio Ambiente, muy acertadamente, suspendió las extracciones de materiales de construcción de los ríos del país, incluyendo, el muy perturbado, Yásica. Esa acción le ha creado una tremenda presión, que lo reta a buscar alternativas para los dueños de camiones de volteo y dueños de granceras que se sienten perjudicados por las medidas del Ministerio.

Los camioneros y granceros  no quieren comprender que esos materiales de construcción son recursos no renovables o sea que su duración no es infinita que tienen una fecha de caducidad y que al extraerlos hasta su extinción causan daños irreversibles a la naturaleza que terminan por afectarnos a todos, mientras que las entradas por sus acciones extractivas solo los benefician a ellos.

En razón a la indicada presión, el Ministerio de Medio Ambiente ha enviado a sus técnicos para estudiar las posibilidades, que una vez más, podrían brindar la Boca de Orí y La Lometa, a los camioneros y granceros. Bien, La Lometa, el área de la mina, no es (o era), otra cosa que una de las muchas dunas que forman una cadena de esos accidentes geológicos que se iniciaba en Punta Cabarete y llegaba hasta la cercanía de la desembocadura del río Joba. Una vez se propuso que ese campo de dunas, que es el tercero en tamaño del país, fuera protegido. Desafortunadamente, no se hizo y entre los extractores de arena y el “desarrollo” turístico, se la  están cargando de manera acelerada, desprotegiendo toda la zona de una barrera natural de primer orden, para impedir que el mar, en condiciones excepcionales, penetre a zonas de poblaciones, de cultivos, ganaderas y de impulso turístico, causando daños impredecibles.

boca-de-ori-1-100716

La cañada, llamada Ori, recoge las escorrentías de las aguas de las lluvias que se precipitan sobre las colinas circundantes

La Boca de Orí es una especie de cañada, que recoge las escorrentías de las aguas de las lluvias que se precipitan sobre las colinas circundantes, llevándolas a un nicho paralelo al mar, formando una laguneta, que una franja de playa separa del Atlántico. Esa playa es una especie de duna baja que mantiene a Orí, la laguneta, limitada, pero que cuando las lluvias son excesivas, las aguas de Orí rompen la duna y sus aguas van a parar al mar. Esa boca es un desagüe natural de Orí, como lo tienen otros cuerpos costeros de agua como las Lagunas Limón, Redonda, Bávaro, ect. Precisamente, es esa duna la que se ha estado explotando hasta el presente, una y otra vez.

Si en vez de vestir a un santo, desnudando a otro, Medio Ambiente ordenara a sus técnicos a realizar una evaluación seria de ese importante ecosistema lacustre, sopesando, científicamente, los pros y contras de una explotación de arenas en ese lugar, el resultado tendría que ser que se evite toda perturbación que no vaya en beneficio del mismo.

La boca de Ori en 2006 donde se ve 2 camiones sacando arena

La boca de Ori en 2006 donde se ve 2 camiones sacando arena

Nosotros sugerimos que con el empleo de un “pato”, se profundice a Orí en dos (2) metros y se invite al Consejo Dominicano de Pesca y Acuicultura, para que se desarrolle en Orí un proyecto de acuacultura con jaulas flotantes, el cual beneficiaría a los habitantes de las comunidades de la zona, mucho más que con la explotación de arena y, además, salvaría ese humedal, que es un deber del Ministerio de Medio Ambiente, por ser la entidad del Estado que tiene que velar por la ejecución de  los mandatos de la Convención Ramsar. La alternativa que ofrecemos de engorde de peces es mucho más adecuada y sostenible para el ecosistema.

Para lograr el permiso que requieren, los camioneros y los granceros han establecido, de manera falsa, que la cañada Orí se desborda causando daños a una o más comunidades cercanas a ese ecosistema. Como se puede apreciar el visitante al lugar, no hay ninguna comunidad lo suficientemente cerca de Orí para ser afectada por su desborde y como habíamos  indicado, Orí tiene una desembocadura natural que funciona de manera magistral, precisamente, para evitar que eso suceda.

Vista de Google de 2016 donde se presenta el supuestamente terreno donde los camioneros quieren sacar arena

Vista de Google de 2016 donde se presenta el supuestamente terreno donde los camioneros quieren sacar arena presentando titulo de otra parcela al ministerio de medio ambiente

Además de lo ya establecido, La Lometa tiene un historial de depredación de sus arenas y del bosque nublado que lo circunda. El Secretario de la Sala Capitular de la Junta Distrital de Veragua, por medio de una certificación de la sección ordinaria 03, del 26 de octubre del 2012, le reclamó al Sindicato de Camioneros de Gaspar Hernández, representado por Carlos Almonte, Secretario General esa entidad, entregar a esa Junta Distrital, los permisos de extracción de arena de La Lometa, otorgados por Medio Ambiente, en un plazo no menor a 15 días y al mismo tiempo le suspendió, por los mismos 15 días, sus actividades mineras en el referido lugar.

En el 2012 también, el Ministerio de Medio Ambiente le comunicó a Carlos Almonte, el principal depredador de la zona, los resultados de un proceso de evaluación técnica que determinó que el proyecto de este sindicalista camionero NO ERA VIABLE, ECOLÓGICAMENTE.

El 28 de agosto del mismo 2012, las juntas de vecinos de Rincón Veragua, La Piña, La Boca de Yásica, La Cuchara y el Comité Inter-institucional  Medio Ambiente Cibao, se dirigieron al Ministro de Medio Ambiente, por mediación del Director de Medio Ambiente de Espaillat, para quejarse de que:

1- Carlos Almonte había presentado un certificado de título de propiedad, al Distrito Municipal de Veragua, como poseedor de los terrenos de explotación de arena  de La Lometa, cuando en realidad ese terreno del título no estaba ni cerca del sitio de la mina.

2- Con las actividades mineras de Carlos Almonte en La Lometa, había destruido parte de la floresta costero-marina de ese lugar, enterrando, para que no se supiera, los árboles cortados, en las cercanías de la mina.

3- A pesar de la suspensión, por parte de Medio Ambiente, de sus actividades extractivas, Almonte seguía en su explotación arenera ,24 horas diarias, los 7 días de la semana, con el respaldo del director provincial mocano.

En octubre del mismo 2012, el Ayuntamiento del Municipio de Gaspar Hernández emitió la Resolución 09-12 que trató sobre la situación medio ambiental  de depredación del municipio por la tala de árboles, extracción de materiales de construcción, de la explotación indiscriminada de los ríos, de la contaminación abundante del  ambiente, entre otros, por lo cual declaraba el municipio como zona de emergencia.

Terreno donde supuestamente los camioneros quieren sacar arena

Terreno donde supuestamente los camioneros quieren sacar arena con un nuevo permiso de medio ambiente

Finalmente, la Suprema Corte de Justicia, por la sentencia No. 332 de la Tercera Sala de lo Laboral, Tierras, Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario, en recurso de casación, determinó quienes eran los verdaderos dueños de la parcela, en La Lometa, que Carlos Almonte reclamaba como propia, para la explotación de sus reservas de materiales de construcción, de la cual se lucró, abundantemente, causando serios daños ecológicos a la zona.

Existen una cierta cantidad de documentos que certifican las acciones ilegales y contra natura que ha estado realizando este sujeto (Carlos Almonte) en la zona por muchos años, por encima de todo el mundo. Esperamos que medio ambiente, bajo una nueva administración, con gran experiencia en asuntos legales, ponga a raya al mayor depredador de la región y no permita que continúe realizando desmanes de lesa naturaleza.

Las dunas de la Lometa pueden llegar hasta 6 metros de altura

Las dunas de la Lometa pueden llegar hasta 6 metros de altura

Nos sentimos en el deber de reportar el informe que sobre La Lometa hiciera la Academia de Ciencias de la República Dominicana. Dicho informe, de junio del 2014, establece la situación de La Lometa como, alarmante, pues se han destruido por completo grandes extensiones de dunas, que desarrollan, inmediatamente, detrás de la playa adyacente. Durante la inspección que originó el informe encontraron 4 grandes camiones de volteo cargando arena y más de 20 personas depredando, totalmente, las dunas. Según el informe, la actitud de esos obreros fue muy agresiva hacia los miembros de la Academia y expresaron que podían hacer su trabajo porque tenían el permiso correspondiente de Medio Ambiente, para destruir el campo de dunas. Esas dunas eran de más de 6 m de altura. El informe de la Academia hace énfasis en el informe técnico del Ministerio de Medio Ambiente que suspendió las actividades extractivas en La Lometa, donde se establece, claramente, que ese lugar es un campo de dunas, que forma parte de la llanura de inundación del río Yásica. Que esas extracciones afectan la vegetación costero-marina y el ecosistema de la playa con la cual colinda La Lometa.

Print Friendly, PDF & Email